Uso de los productos dermocosméticos


A veces, el término dermocosmética es confundido con el de cosmética sin más, pero es importante diferenciarlos. Debes saber que la dermocosmética es un tipo de cosmética desarrollada a partir de la investigación y los avances científicos de los laboratorios farmacéuticos. Se apoya en la dermatología para ofrecer unos productos que buscan mejorar tu piel. No solo de manera estética, sino también desde el punto de vista de tu salud.

La cosmética, por otro lado, forma parte de nuestros cuidados diarios. Sin embargo, se limita a una acción momentánea, que no es duradera y que no tiene en cuenta las necesidades específicas de cada piel.

Así, los productos dermocosméticos pueden ser clasificados en cremas o fluidos para la piel, protectores solares, tratamientos para el cabello, maquillaje, tratamientos para las uñas, etcétera.

productos dermocosméticos

Beneficios de los productos dermocosméticos

Los productos dermocosméticos se crean para hacer frente a las necesidades de cada piel. Por ello, a través de su uso puedes prevenir o reparar las alteraciones a las que se ve expuesta tu piel, por el día a día por algún tipo de problema cutáneo. Por ello, podemos decir que la dermocosmética realiza las mismas funciones que la cosmética, con la diferencia de que estos productos han sido creados con las mismas exigencias que un medicamento y poseen calidad farmacéutica.

Por tanto, han sido elaborados con rigor, testados adecuadamente y demuestran su eficacia en todo tipo de pieles. Se trata de productos más seguros, que ofrecen más tolerancia tanto en dermis sanas como en dermis con algún tipo de alergia o patología. La dermocosmética combina lo mejor de los cosméticos con lo mejor de los tratamientos de cuidado y mejora de la piel.

La constancia en el uso que hagas del producto, siempre que sea adecuado a tu tipo de piel, conseguirá que mejores los problemas de piel que desees, además de lograr un efecto de belleza.


Sin comentarios